• Andrés Cifuentes

Rocío Monasterio: de oca a oca: del dictador Fulgencio Batista al dictador Franco


En estos días hemos asistido a una oleada de groserías en el contexto de las elecciones para la comunidad de Madrid y los debates para este asunto, por parte de algunos pretendientes/as al trono de la “nación” madrileña, que desde luego ni en las comunidades de vecinos de los barrios más pobres se recrea este espanto tragicómico que parece de películas de Berlanga.


Los debates se pierden en mediocridades en general; me recuerdan los mercaderes de las plazas romanas vendiendo y comprando todo artilugio y prometiendo que todo estará muy bien.

De todo se ha escuchado, pero poco del concepto lucha de clase, que ahora se llama “polarización” o sea, neologismos para otro mundo más duro y con más desigualdades. Al margen de que haya algún que otro candidato apuntando que los ricos tienen que apoquinar más y otras resoluciones para los pobres, (ojalá que así sea, pero los intentos han sido los que ya sabemos en toda la historia de la pantomima democrática), los demás candidatos y en general, trabajan dentro del circo del estado de los ricos. El del IBEX 35. Incluso los fascistas de VOX que quieren ser distintos, apoyando amenazas de muerte en cartas con balaceras y otros despapuches al estilo Jalisco.


Entretenimiento para la tropa, que le hablan de paz y democracia mientras por detrás se preparan para más guerra, más hambre y más represión. La que les espera a estos jóvenes.

Pero vayamos a lo del circo mediático y los loros que salen a proponer sus proyectos para el intento del cambio de presidencia de la comunidad-nación de Madrid y que es España en pequeño, según la tarada nacionalista madridista enfermiza de la Ayuso. Que si lo que ha hecho ésta babieca kamikaze apoyada por los ricos, o sea por los dueños de los medios, lo hacen los catalanes les meten los tanques en Cataluña si ningún corte.

Al grano:



¿Quién es verdaderamente Rocío Monasterio? Aunque hayamos leído y sepamos muchas de nosotras sobre esta familia de explotadores, la televisión cubana ha largado un video para desmantelar con pocas palabras a esta familia.


Esta señora viene de una familia asturiana, sus antepasados se fueron a Cuba a probar fortuna y ya enraizados en las tierras del Caribe sus abuelos y padres, sobre todo, se ubican al calor del sistema y del propio Fulgencio Batista, el criminal que se cargó en un proceso de pocos años a 20 mil comunistas. Digo al amparo y apoyo total del dictador; esta familia Monasterio de terratenientes, explotaba a los pobres braceros con salarios de pena, de hambre de vergüenza y humillación, que solo trabajaban unos cuantos meses al año para más inri.


Cuando llega la revolución cubana en el 1959, este criminal dictador tuvo que salir de la isla disfrazado, véase incluso en las películas cubanas de Gutiérrez Alea, y las burguesías igualmente, refugiándose en Miami. Esta familia Monasterio también lo hizo pero no arraigó allí con sus capitales y se viene a España cañí a lo mismo, ahora al calor del dictador cruento Franco.


En la España franquista (que no ha dejado de serlo), su logro fue meterse en las cadenas de comidas rápidas, Kentucky Fried Chicken y otras empresas donde hace lo mismo que hizo en Cuba. Explotar mano de obra pobre.


Está engrandecida la fascista, de casta le bien al galgo, porque aun siguen los ricos franquistas como los nietos del dictador mandando, siguen mandando los mismos, pues fueron los que hicieron la transición firmada también por la izquierda traidora, vendiendo a los obreros y revolucionarios intelectuales y eso es lo que estamos tragando.


Se muestra como una grosera, insultando a los demás políticos que iban a lo mismo que ella a intentar vender su historia y además ninguneando a la presentadora del espacio La Ser, cadena mediática, porque se cree con todo el derecho del mundo escachar a los demás, pues así son los fascistas, lo tienen metabolizado en sangre. Esto se lo permite porque repetimos, Franco está presente.


El problema es que los progres de medio pelo apoyando la democracia plena, burguesa-franquista-monárquica que nos habita, cacareando sobre los extremos, que hay que ilegalizarlo. En este caso si ilegaliza a VOX, también lo tienen que hacer con Podemos.

Podemos por un lado no son comunistas (mas quisiéramos), son solo socialdemócratas, y los otros son fascistas. Nada tiene que ver una cosa con la otra, como quiera que todo lo quieren meter en un mismo saco para hacernos creer que el centro, lo mesurado, lo light es lo que funciona. Todos uniditos y a remar hacia lo mismo, o sea, trabajar para el IBEX35. Si no, escuchen al desesperado de Edmundo Bal (Cs), ciego como un papagayo verbalizando hasta la saciedad “Yo soy de centro, yo soy de centro” como si eso le salvara de los despropósitos, de las intenciones neoliberales.


Por tanto no quieren lo que llaman extremos. Pero cuidado que quieren barrer todo lo que le huele a izquierda y que esta no crezca y se posicione donde tiene que ser. Sin embargo el fascismo si lo necesitara lo llamaría y lo resucitaría, allí donde esté escondidito para si la cosa se pasa de madre. Toda la vida lo han hecho los ricos fingir que son pacifistas y de centros y cuando necesite el palo llaman a los fascistas.


Como en la Alemania semidemocrática que con el miedo a los radicales y comunistas, potenció y dejo crecer a los nazis incluso los progres a veces tapándose la nariz. Fueron sus criaturitas y al final mira lo que nos pasó. Los fascios son las herramientas de los ricos cuando peligra su acumulación de capitales.


Así que mucho ojo con esto de los extremos y que Franco y Stalin son lo mismo, porque es la sinfonía con que los imperialistas y europeos han ganado terreno después de la segunda guerra mundial para convertirse en lo que son el neoliberalismo que es lo mas explotador y destructor presentándose como la única alternativa a los “extremismos” La ignorancia supina ha hecho mella en todas las escuelas y en todas las almas de los que han perdido el norte.


Los fascistas de VOX están ahí porque sigue Franco presente y a los verdaderos revolucionarios y clases trabajadoras concienciadas les tratan de exterminar.


Rememorando a Bertolt Brecht: «Señores, no estén tan contentos con la derrota (de Hitler). Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al Bastardo, la Puta que lo parió está caliente de nuevo».

Maribel Santana

31 visualizaciones