• Andrés Cifuentes

Balbo el Mayor (Lucio Cornelio Balbo el Mayor)


Estatua de bronce de un emperador thoracato (con coraza) proveniente del entorno del Islote de Sancti Petri, en la provincia de Cádiz.

El gaditano Lucio Cornelio Balbo, conocido como Balbo el Mayor, alcanzó los más altos puestos durante el Imperio Romano siendo el primer extranjero que llegó a ser Cónsul de Roma en el año 40 a.C.

Desde que los romanos en sus guerras con los cartagineses conquistaron Andalucía entre los años 211 que entran en Cástulo (Linares), y el 207 que toman Gades, el antiguo reino de Tartessos pasa de la alegría por la expulsión de los ocupantes cartagineses, a la constatación de que los romanos no eran libertadores sino nuevos amos que pretenden las ricas minas y campos de nuestra tierra. Así se produce el levantamiento en el año 197 a. C. que duraría hasta que el general Catón con nuevas legiones acabara con la resistencia andaluza en el 194 a.C., y desde la pretura de Tiberio Graco en el 179 ya no se conocen más problemas romanos en Andalucía.

Convertida en la provincia Hispania Ulterior, y luego durante Augusto en la Bética, (ver mapa en la imagen), Andalucía destacará pronto dentro del mundo romano por sus aportaciones materiales y humanas al Imperio.

Entre estas destaca Séneca, y los emperadores Trajano y Adriano, de origen romano pero asentados en nuestra tierra, y sobre todo y por su origen púnico andaluz, y no romano, el político y militar Lucio Cornelio Balbo.

Balbo, nació en Gades (hoy Cádiz), en el año 97 antes de Cristo, miembro de una poderosa familia de origen fenicio enriquecida por el comercio.

Durante la guerra sertoriana (80-71 a.C.), Gades y con ella Balbo, se puso al lado de la legalidad vigente de Metelo frente a la oposición demócrata de Sertorio. Cuando Pompeyo se hace cargo del ejército republicano en el año 76, Balbo se une a él, y poco después obtiene la ciudadanía romana extensible a toda su familia gracias a la Lex Gellia Cornelia, (72 a.C.), tomando Balbo el gentilicio romano de Cornelio, siendo admitido entonces en la Orden Ecuestre, donde se reunían los miembros más poderosos de la sociedad romana.

Su encuentro con Cayo Julio César que vino a la Bética como cuestor en el 69 a.C., sería crucial para su futuro ya que se convierte en consejero y amigo del futuro dictador, confirmada con el regreso de César a la Bética, ahora como propretor de la Hispania Ulterior en el año 61, proporcionando Gades un gran apoyo a la flota romana en su campaña de Lusitania, donde Balbo ya era praefectus fabrum o oficial de la plana mayor de César.

En el 60 a.C. Balbo ya aparece en Roma como hombre de confianza de Julio César, y contribuyendo al acuerdo que facilitó el triunvirato entre César, Pompeyo y Craso. En esta época conoce a Cicerón, y el historiador Teófanes de Mitilene, protegido de Pompeyo, lo protege y apoya.

En el 59 marcha junto a César a su campaña de las Galias siendo su enlace con Roma adonde viajaba continuamente para mantener informado a César de los acontecimientos políticos en la capital. Estos años de trabajo duro, de financiar con su fortuna las campañas romanas, y de creación de un auténtico servicio secreto al servicio de Julio César, le proporcionan un papel fundamental en la política romana del momento, siendo el artífice del pacto entre Pompeyo y César en el año 56 a.C. (Pacto de Lucca), tanto poder le acarrea problemas con los enemigos de César que le acusan de usurpar la ciudadanía romana abriéndose un proceso en el que fue defendido por Cicerón con su famoso discurso Pro Balbo, tras ser absuelto las relaciones entre César y Pompeyo se deterioraron hasta desembocar en la guerra entre ellos.

Derrotados los pompeyanos en Munda (45 a.C.) César por mediación de Balbo otorgó la ciudadanía romana a todos los gaditanos, y aparece en la historia su sobrino Balbo el Menor, también llamado Lucio Cornelio, que se distinguiría en el ejército romano.


De vuelta a Roma y tras el asesinato de César en marzo del 44, Balbo organizó un partido cesariano en apoyo de Octavio frente a Marco Antonio, cuando ambos llegan a un acuerdo en el año 40, Balbo fue honrado con el consulado, siendo el primer no itálico en conseguirlo. Retirándose poco después de la política activa apoyando a su sobrino Balbo el Menor, sin que se conozca la fecha de su muerte.

Balbo el Menor (nacido en el 80 a.C.), se distinguió en las campañas cesarianas de Egipto, Oriente, Africa e Hispania, fue cuestor de la Hispania Ulterior en el año 44 a.C., y luego quattorviro, propretor, ingresando después en el Senado y nombrado procónsul de Africa donde obtendría una gran victoria sobre la tribu sahariana de los garamantes, llevando un gran botín a Roma en el año 19 a.C. siendo el primer general extranjero en hacerlo.


Construyó varios edificios públicos en Roma y en Gades (hoy Cádiz), ensanchando la ciudad y su puerto, y escribió un tratado sobre cuestiones religiosas llamado Exegeticon, y una tragedia, Iter.


Como su tío no conocemos la fecha de su muerte. Otro Balbo conocido fue Cornelio Novano Bebio Balbo que destacó en el ejército imperial y fue flaminado provincial.


Fuente: esacademic.com

1 visualización0 comentarios