• Andrés Cifuentes

Resumen de La Divina Comedia

Actualizado: 4 de mar de 2021

En esta ocasión se estará analizando la Divina Comedia, valorada como uno de los poemas legendarios más notable de la literatura italiana de la época, y en esta muestra se expondrá un Resumen de La Divina Comedia. Esta magistral obra estuvo a cargo de la pluma de un genio, llamado Dante Alighieri, quien la escribiera por los años 1265 y 1321. Te invitamos a revisar este fascinante tema.

Como bien se refirió, la obra titulada La Divina Comedia, creación sublime de su autor originario el italiano Dante Alighieri, supone una de las más brillantes comedias de su género. No obstante, inicialmente este trabajo solo llamaba La Comedia, que data entre los años de 1265 1321.


Posteriormente se le añadió la palabra Divina, esta vez de la mano del también italiano Giovanni Boccaccio; y sería luego de esta composición denominada La Divina Comedia que se inmortalizaría la obra. Ahora sí estamos listos para adentrarnos en la inmensidad de este poema, a través del resumen de La Divina Comedia.


Para comenzar el resumen de La Divina Comedia, se debe empezar acotando que esta maravillosa obra, destaca del amplia gama de trabajos sobre la poesía épica de la línea erudita del propio Dante, la cual sin lugar a dudas, se convirtió en su trabajo de mayor esplendor. Valorada como la obra maestra de la literatura italiana, así como una de las autorías cumbres de la literatura universal.


De tal modo que a través de este resumen de La Divina Comedia, se pondrá de manifiesto que todo su desarrollo se compone de un arte alegórico, conformado título primarios, el Infierno, Purgatorio y el Paraíso. Cada uno de los cuales se refieren a los sentimientos encontrados en el ser humano, capaz de guardar al mismo tiempo la felicidad, el pecado y el arrepentimiento, tal como se verá más adelante.


En este caso, su autor Dante, en compañía de Virgilio, un poeta romano, alegórico a la razón y amor del ser humano, y, más tarde Beatriz, el amor del poeta, que a su vez simboliza tanto la Sabiduría como el propio amor, debe ineludiblemente llevar a cabo su peregrinaje por diversos círculos infernales, purgar sus pecados para optar al Paraíso, y llegar a lugar de los bienaventurados, alabar eternamente al Creador y gozar de su revelación total.


Este resumen de La Divina Comedia, pretende entre otras cosas, hacer un nutritivo paseo por el mundo de Dante, viajando por 3 túneles diferentes que exponen el mundo espiritual, y en cuyo recorrido se evidenciarán diversos paisajes, ambientes, seres y momentos, envueltos a su vez, oscuridad, de acuerdo a la condición moral que refleja cada personaje.


Otra de las muestras de este resumen de La divina Comedia, es el impecable orden de la estructura y la cuidadosa narrativa de la obra; como es el caso del número 3, por nombrar algún ejemplo de su orden; este fundamento de organización del poema, se evidencia que tiene mucha importancia para el autor, al aludir el orden y perfección de la Trinidad, entre otros significados que pudieran darse.


También conviene aclarar en este resumen de La Divina Comedia, que este brillante poema no supone un texto de fácil lectura. Ya que no solo se trata de seguir el hilo de los acontecimientos, sino también, entender a cada personaje y evento y, en suma, la fase de la ruta, ya que se remite a una idea filosófica, o a un capítulo del relato sobre Florencia.


De tal modo, que este resumen de La Divina Comedia, será solo un abre boca, ya que no muestra todo su esplendor y magnificencia la obra, pero si que servirá de brújula para guiarse en las profundidades del tema con nociones y luces para entender y disfrutar al máximo de este clásico literario.


Acerca del autor


Esta magistral obra que se expone en este resumen de La Divina Comedia, surgió de la mente de Dante Alighieri, la cual ha sido catalogada por los críticos como máxima de las letras universales, que se haya producido en Europa en la Edad Media. Seguidamente, se dejan los datos personales de su autor:

  • Nombre: Dante Alighieri

  • Lugar de nacimiento: Florencia, Italia

  • Fecha de nacimiento: 14 de mayo de 1265

  • Muerte: 14 de septiembre de 1321

  • Géneros literarios: Clásicos Universales/Literatura Universal

  • Libros más destacados: La Divina Comedia.

Obras, listado

  • Vida Nueva.

  • La Elocuencia en la Lengua Vernácula.

  • La Divina Comedia.

Estructura

Con el propósito de dar a conocer el resumen de La Divina Comedia de forma completa, debe saberse que esta obra posee una composición de 3 capítulos, como el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso; y sus 2 capítulos finales comprende 33 cantos y el último de 34, y la obra en total posee 100 cantos. Asimismo, sus versos están endecasílabos, ordenados en estrofas de 3 versos.

Por tanto, su estructura se fundamenta en 3 amplios capítulos. Una vez se penetra en el cuerpo de la la obra o contenido, se tiene que tanto el infierno como el paraíso se dividen en 9 aros o cielos, es decir, 3 x 3. Y en el interior del infierno se castigan los 3 vicios más graves, como son la incontinencia, la violencia y la malicia; en el paraíso se reconocen las 3 virtudes teologales, como la fe, esperanza y caridad.


De igual forma, son 3 las fieras que acechan a Dante, cuando este se pierde en la montaña, previo a su viaje. Y 3 son los protagonistas centrales de la narrativa, a saber, Dante, el poeta Virgilio y Beatriz, quien personifica a la mujer ideal. En este poema épico, el Alter Ego de Dante, el Peregrino, viaja a través del infierno y el purgatorio para alcanzar el cielo. Su viaje pretende impresionar a los lectores acerca de las consecuencias del pecado y la gloria del cielo.


Asimismo, se observa en la primera sección, el infierno de Dante, en el cual el espíritu del poeta Virgilio, conduce al Peregrino por medio de conocidos círculos del infernales, y serán testigos de los abominables castigos que soportan los pecadores, producto de sus vacías vidas liberales.

Mientras que en la segunda sección, se vislumbra el Purgatorio, y es donde el Peregrino se adentrará en las almas de quienes aguardan su ascenso al cielo. En esta parte, se muestran a las almas de los que serán salvos y pagan penitencia por sus pecados; pues deben purgar sus impurezas para optar su ingreso al cielo.


Por último, está la tercera sección, referida a la parte cuando el Peregrino hace su llegada al cielo. Pero mientras viaja hasta allí, surca el espacio y observa los planetas habitados por santos. Al presenciar toda la majestad de Dios en toda su gloria, dicho Peregrino retorna a la Tierra y escribir este mismo poema, es decir, La Divina Comedia.


Trama y personajes, al detalle


Al respecto se debe reiterar en este resumen de La Divina Comedia, que esta comedia, representa el inicio o apertura de la literatura italiana, convirtiéndose en la obra más relevante de la Edad Media, debido a que su contenido alegórico recalca lo importante de la redención y del amor divino en una muestra incluyente e íntimamente estructurado.


La obra representa una narración compleja con cuantiosas referencias a relatos bíblicos, mitos clásicos, historia y política de épocas recientes a la propia obra, de tal manera, que se sugiere en este resumen de La Divina Comedia, leer primero una versión comentada o bien, un completo análisis documental.


De igual forma, se hace gala del simbolismo del argumento, donde se celebra el ideal universal, en el cual todo tiene un orden y lugar en el mundo de Dios, donde su objetivo último, no es otra cosa, que la salvación, y que esta prevalece ante la realidad contemporánea de la lucha de poder entre líderes terrenales y religiosos.


Al respecto, se hace evidente en la estructura de la obra, le reiterada representación del número 3, la cual posee un significado místico, como es la Trinidad: fundamentado en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; al igual que el número 10, como dígito perfecto: mostrado en 3 × 3 + 1, como ejemplos más llamativos.


Por su parte, el autor, esta perdido en el oscuro bosque, este en búsqueda de orientación, sube a una cima iluminada por el sol, que a su vez significa el Purgatorio, pese a ello, el camino de Dante se encuentra bloqueado por 3 fieras en la falda de la montaña: un leopardo, un león y una loba, como símbolos de las 3 formas de pecado y 3 secciones primarias del infierno.


Como se observa, en esta magnífica obra se mezcla de manera magistral la razón humana con la gracia divina, y que al mismo tiempo, señala que Dante aun puede ser salvado. A continuación, se deja de manera seccionada los 3 aspectos fundamentales de este resumen de La Divina Comedia, tal como sigue:


Infierno


La trama del poema se inicia cuando justamente Dante se halla perdido en medio de un hostil y oscuro camino, que simboliza a la vida misma. Pero que se presenta en forma de intrincada selva, bajo el asedio de feroces bestias, lo cual es un reflejo de la confusión del alma humana, aquella que no encuentra el sosiego y el sentido de una buena vida, donde sólo encuentra una débil base en la sensibilidad y las apariencias.


Es ante este escenario, que emerge la razón, para aclarar un poco tanta confusión, y más que la sola razón, la sabiduría, cuyo personajes que encarna este saber, es Virgilio. Será este especial poeta latino quién salvará a Dante del asedio de sus fieras, representada también en forma de trilogía, como una pantera, un león y una loba.


Estas bestias, según algunos analistas, representa los pecados: la incontinencia, la violencia y la malicia; seguidamente se referirá un viaje planificado desde el cielo y que le servirá al autor para reencontrarse con un auténtico propósito, y el único al cual debe dedicarse la existencia.


Tal travesía no se vislumbra nada sencilla; pues antes de ascender, se debe bajar a las profundidades del infierno, a fin de observar la forma como los vicios acaban con las almas. Allí, será testigo de la forma como se purgan o expía los pecados en el purgatorio, para finalmente, presenciar la luz de Dios, una visión que tampoco le será sencillo de sostener, todo lo cual se evidencia en el Canto I.


Como es suponer, Dante se siente aterrorizado; no obstante, Virgilio le muestra al ser que intercedió por él, con el objeto de que se le concediera la oportunidad de ser salvo. En este caso no es otra que su amada Beatriz; quien posteriormente, con su solo nombre obtiene la certeza y el aliento requerido para llevar a cabo cualquier aventura, incluso el descenso a los 9 círculos del infierno, evidenciado en el Canto II.


De este modo, prosigue rumbo a los umbrales del infierno mismo, despejados por las aguas del Aqueronte. Aunque se vislumbra una entrada antes del río, donde además está grupo de almas que profieren desgarradores lamentos. Es esta escena, según Virgilio, se encuentran confinadas las almas de aquellos que no alcanzaron ningún tipo de gloria, pero que igual no fueron merecedores de reproche alguno.


Es decir, estas almas no fueron fieles a Dios, pero tampoco se rebelaron contra Él; en su estancia por la tierra ni ganaron amigos ni enemigos; por tanto, vivieron sólo para sí mismos, no dejaron huellas en el mundo; siendo tal su indiferencia que no existe un lugar para ellos ni en el cielo ni en el infierno, debiendo conformarse con estar eternamente a las puertas de esta zona, según lo refleja el Canto III.


Ahora bien, no corresponde a Dante y a Virgilio pararse en ese lugar, debiendo abordar una nave del demonio Caronte, quien los transportará hacia la otra orilla del río, llamado Limbo, o primer recinto infernal. Allí, se hallan las almas que no fueron bautizadas y que no cometieron ninguna falta grave, solo que vivieron de manera pagana.


En esta zona se encuentran con Homero y Horacio; Héctor y Eneas; Sócrates, Platón y Aristóteles; y hasta el mismo Virgilio, en compañía de otros sabios, poetas y héroes a quienes no se les dio a conocer el auténtico Dios. Estarán allí, hasta tanto el mundo guarde algún recuerdo suyo; pero están sentenciados a vivir sin la esperanza de lograr la gloria divina, previsto en el Canto IV.


Es convenientes resaltar, que la tipificación de los vicios es originaria de Aristóteles; no obstante, no todos los pecados que Dante ubica en el infierno se adaptan a ella; como la herejía, que no tenía cabida en el catálogo del filósofo griego, aunque sí figura un sitio dentro de las faltas condenadas por el cristianismo.


De esta forma, es a partir del segundo círculo que el infierno se ordena de la siguiente manera, según el resumen de La Divina Comedia. En el se tiene que los vicios relacionados con la incontinencia, se corresponden al castigo por el dominio incorrecto de la voluntad, dispuestos en:


Segundo círculo: un torbellino traslada las almas de los lujuriosos (Canto V).


Tercer círculo: este espacio colmado de perenne lluvia negruzca, nieve y granizo es custodiado por Cerbero, un monstruo o especie de perro con 3 cabezas, capaz de desgarrar con sus enormes colmillos a las almas que intentan evadir la lluvia (Canto VI).


Cuarto círculo: avaros y pródigos andaban en 2 filas, lanzando bultos unos a otros y repitiendo: ¿Por qué guardas? ¿Por qué tiras?, se refiere al apego desproporcionado al dinero que somete a tal castigo. En esta caso, el castigo está a cargo de Plutón, un monstruo de boca grande e hinchada, quien vigila que cumplan (Canto VII).


Quinto círculo: referido a los iracundos que se pelean y arremeten unos contra otros, mientras están inmersos en los pantanos de la laguna Estigia (Canto VIII).


Sexto círculo: tumbas envueltas en llamas que contienen a las almas de los herejes, corresponde a Papas y otros religiosos, quienes resaltan entre los confinados a este suplicio (Cantos IX, X y XI).


Séptimo círculo: este se divide en 3 espacios, que a su vez castigan 3 grados de violencia diferentes:

  • Los que agredieron al prójimo, están inmersos en un río de sangre hirviendo (Canto XII).

  • Los que atenta contra su propia vida, los que se quitan la vida, transformados en zarzas y su destino es ser destrozados por las arpías que anidan en ellos. Son las únicas almas que no recuperarán sus cuerpos después del juicio final (Canto XIII).

  • Los agresores de Dios; con vicios, violencia contra la naturaleza, hija de Dios, contra el arte, sobrino de Dios, y blasfemia. Todos estos pecadores andan bajo el fuego ardiente (Cantos XIV- XVII).

Octavo círculo: corresponde al castigo de los que hacen fraude, los que engañan, seducen, sobornan, hechizan, estafan, la hipocresía, el robo, los malos consejos, la discordia y la suplantación de personas (Cantos XVIII a XXXI).


Noveno círculo: contrariamente al imaginario, la zona más terrorífica del infierno es helada. Tal es la condena para los traidores; en lo profundo del infierno. sumergido en hielo hasta la cintura, donde está Lucifer y muestra 3 caras, en cada una de ellas, mastica a un traidor: Judas, traidor de Cristo, y Bruto y Casio, traidores de César (Cantos XXXII a XXXIV).


Este aspecto es muy simbólico, pues se debe observar aquellos rasgos emblemáticos sobre los castigos infernales, y que obligan a pagar a las almas aquellas virtudes que no cultivaron. Tal como ocurre cómo los lujuriosos, que no pueden contener el torbellino de sus pasiones, y ahora serán arrastrados por él.

Y así ocurre hasta llegar hasta el fondo del último círculo, y subir por la columna de Lucifer, Dante y Virgilio y salen del infierno, hasta volver a ver la luz de las estrellas.


Purgatorio


Como se ha expuesto hasta este punto en el resumen de La Divina Comedia, el viaje al Infierno de Dante y Virgilio, conlleva a un permanente descenso, donde cada vez se hace más hondo, en este caso el Purgatorio requiere per se un gran esfuerzo en dirección opuesta. Pues en lo sucesivo, la ruta llevará siempre hacia arriba, donde cada nuevo estrato representará, ya no la decadencia, sino la conquista de un mayor grado de virtud.


De esta forma, previo a la subida de los 7 círculos del Purgatorio, pues son 7 los pecados capitales, y donde los poetas cruzan la antesala del purgatorio, una planicie donde esperan las almas de quienes perdieron la vida de forma violenta, y que fueron muy apegado a las aspectos terrenales o bien fueron lentos para el arrepentimiento (Cantos I a IX).


Por ello, nuevamente la voluntad de Dante flaquea, al observar una nueva clase de tristezas, aquella reflejadas en las almas que, si bien no han perdido toda esperanza, tampoco están indemnes y deben curarse a sí mismas. Y también será otra vez Virgilio, quien anime a personajes, aunque ahora no invoca la imagen Beatriz; ya que apela a la virtud del poeta; diciendo sé como una torre sólida, que no inclina sus pilastras pese a que los vientos arremetan contra ella (Canto V), como sigue:


Primer círculo: la purga de los pecados sobre la soberbia; donde las almas portan grandes sufrimientos sobre sí y se ven forzados a mirar siempre hacia abajo (Cantos X a XII).


Segundo círculo: están los que envidian, visten unos ropajes de silicio y sus ojos que vieron con rabia y desprecio la felicidad y el bien de otros, están cocidos con alambres (Cantos XIII a XV).


Tercer círculo: en medio de una tupida neblina, donde las almas que yacen en este círculo, desenredar el nudo de la ira, para liberarse y poder ascender (Canto XVI).


Cuarto círculo: castigo al amor del bien que no ha cumplido con su deber, la pereza; donde las almas corren, impulsadas con devoción para compensar la tibieza con la que vivieron (Cantos XVII a XIX).


Quinto círculo: los avariciosos y pródigos entonan cánticos de alabanzas a quienes labraron con moderación y pobreza (Cantos XX y XXI).


Sexto círculo: en este lugar del monte, las almas cancelan sus culpas golosas, donde se desarrolla el árbol de la templanza, con aromáticos y ricos frutos, junto al cual corre un tranquilo y fresco riacho; excitando el hambre y la sed de las almas que, al no poder comer ni beber, conquistan la abstinencia que no ganaron en vida (Cantos XXII a XXIV).


Séptimo círculo: aquí las llamas envuelven en un abrazo a aquellas almas que fueron desmedidamente lujuriosas (Cantos XXV a XXVII).


A lo alto de cima del purgatorio, reposa el paraíso terreno, el lugar donde vivieron los primeros hombres creados por Dios.


Siendo este el último punto al que llegará Virgilio, ya que al ser un espíritu pagano, se le prohíbe la contemplación del mismo. A partir de entonces la guía de Dante será Beatriz (Cantos XXVIII a XXXII).


Paraíso


Finalmente, se aborda en este resumen de La Divina Comedia, el tema del paraíso, el cual supone un viaje por las estratos más celestiales, y que culmina con la visión del mismo Dios, siendo por tanto el más complejo de los anteriores. Donde se deja atrás la sensibilidad.


Dando paso a lo netamente inteligible; en este caso el poema es alusivo al camino por la luz intensa y gradual. Donde se convoca con más fuerza la intuición. Igualmente, el Paraíso se divide en 9 firmamentos, y donde tiene lugar el bien en cierto grado; también en esta sección, las almas ocupan un orden conforme a la naturaleza de sus acciones virtuosas, como sigue (Canto I):


Primer cielo: se relaciona con la Luna, lugar donde reposan las almas consagradas a la vida monástica, pero que se vieron forzadas a dejar sus votos (Cantos II a V).


Segundo cielo: vinculado con Mercurio, se ubican los espíritus cuyas buenas acciones pretendían el honor y la gloria (Cantos VI a VII).


Tercer cielo: relacionada con Venus: donde las almas que hicieron el bien, se motivaron por el amor (Cantos VIII y IX).


Cuarto cielo: relativa al Sol, supone un espacio para los sabios; en ellas explica a Dante que, cuando renacen en cuerpo y alma, resultaron más gratas a Dios, pues disfrutarán de un ser absoluto(Cantos X a XIV).


Quinto cielo: pertenece a Marte; en este sitio las almas serán recompensados, en caso de luchar y morir en defensa de la religión (Cantos XV a XVIII).


Sexto cielo: vinculado a Júpiter; donde yacen las almas que fueron modelo de justicia (Cantos XIX y XX).


Séptimo cielo: referido a Saturno; donde están los místicos e iluminados (Cantos XXI y XXII).


Octavo cielo: se refiere al cielo estrellado; corresponde a los venerables, y aquí Dante, es emplazado por san Pedro, san Jaime y san Juan, y se valora la forma de vida, relacionado con las virtudes de fe, esperanza y caridad (Cantos XXIII a XXVII).


Noveno cielo: se corresponde con lo cristalino; en este espacio reposan aquellos que obtuvieron más conocimiento sobre Dios y, por ello, expresan el máximo amor hacia Él (Cantos XXVIII y XXIX).


Y hasta aquí el fascinante recorrido por los 9 círculos celestes, donde ya Beatriz lleva a Dante hacia la gloria. Siendo esta zona sublime y completamente inmaterial, lugar de Dios. Donde reposa la imagen invocadora, y supone un encuentro personal con la luz absoluta y nada más.


A esta altura de su camino, al poeta no le queda nada más por describir y narrar, pues solo queda una sensación profunda de gozo; tal como será la plenitud de quien lea y disfrute de este resumen de la Divina Comedia, cuyo magnífico contenido fue concebido por la mente brillante de Dante.


Fuente: leereslomejor.com/c-literatura

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo